Ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados

Hoy acabamos por todo lo alto con la serie sobre las grasas, nos toca meter un poco de caña a los aceites poliinsaturados, os espero dentro

Recuerda que puedes escuchar el formato podcast a través del siguiente enlace https://mykdiet.com/130-vamos-a-por-las-grasas-mono-y-poli

Es cierto que cuando hablamos de las grasas poliinsaturadas a grandes rasgos podríamos decir que los estudios indican que cambiar las grasas saturadas por las poliinsaturadas o monoinsaturadas no tiene mal pronóstico, pero cuando vemos este tipo de recomendaciones nos tenemos que preguntar lo mismo que nos preguntábamos con las grasas saturadas.

¿Todas las grasas poliinsaturadas son buenas?¿Todo vale a la hora de cambiar una cosa por otra?

Si leiste el artículo de la semana pasada sobre las grasas saturadas ya hablamos de que en los estudios el intercambio de estas por grasas mono o poliinsaturadas podía aparecer como bueno, malo o neutro, ¿Esto qué nos puede estar indicando?¿Quizás que efectivamente no todo vale?¿Qué dependerá del ALIMENTO y no de la grasa que tenga?

¿CUÁL PUEDE SER LA CAUSA?

Realmente si nos sumergimos en la literatura científica actual lo que podemos observar es que el consumo de pescado tiene un efecto protector mayor que el consumo de aceites vegetales.

Si se ve menor cantidad de enfermedad de corazón cuando aparece el pescado en mayor cantidad que los aceites vegetales, o cuando se cambian estos aceites vegetales por pescado ¿Por qué digo que el consumo de pescado tiene un efecto protector mayor que el de aceites vegetales?

Porque realmente el nutricionismo intenta otra vez hacer de las suyas a mi parecer, es cierto que el mayor consumo de aceites vegetales se suele asociar a mayor riesgo en algunos estudios, pero ¿No estamos cayendo en una trampa?¿Qué alimentos actualmente tienen mayor cantidad de aceites vegetales?

Efectivamente esos alimentos que tienen mayor cantidad de aceites vegetales o como solemos tomarlo es en productos altamente procesados con otros nutrientes negativos, ¿Entonces son sólo los aceites?¿Es la mezcla?¿Son las temperaturas alcanzadas? En definitiva ¿Qué es?

Y ahora volveremos a este tema de cual puede ser la causa, vamos a ver de qué tenemos mayor certeza.

¿ALGÚN MONO O POLIINSATURADO ES BUENO?

Pues parece ser que el consumo de pescado al que se asocia ese omega-3 es positivo para evitar ese riesgo de enfermedad, es decir, que tomamos poco pescado y puede ser que lo ideal sea comer un poquito más.

También vemos efectos positivos en aceites como el de oliva con omega-9, vamos que al final parece que al que tenemos que enfrentarnos es al omega-6, pero realmente si leemos a fondo no se apoya completamente esta hipótesis.

Por supuesto que se observa que cuanto más omega 6 sobre omega 3 estamos tomando peores resultados, pero ¿Son peores porque haya más riesgo?¿O es que hay menos riesgo con más omega 3 al ser protector?

Puede ser que volvemos a caer en ese reduccionismo, ese que nos está indicando que son nutrientes aislados los causantes de X o de Y, pero también tenemos otro afectado, se habla mucho de ácido linoleico, efectivamente es un omega 6, ¿Pero es él el problema?

¿CUÁL PUEDE SER LA CAUSA? 2º PARTE 😉

Quizás no es el linoleico en sí el problema, realmente existe una hipótesis en la que el linoleico puede causar mayor daño cardiovascular ¿En qué consiste esa hipótesis?

¿Recordáis cuando hablábamos del colesterol que dijimos que esas placas de ateroma se forman cuando el LDL acaba entre las capas de la arteria, los macrófagos quitaban esa LDL y el colesterol interior se oxidaba provocando esas placas?

Bueno si no lo recordáis es que tenéis que ir a ver los vídeos acerca del colesterol ;), colesterol 1, colesterol 2, así que os espero hasta que volváis aquí….

¿Ya estáis de vuelta? Sigamos

Pues esa hipótesis lo que dice es que el linoleico al tener un gran poder oxidativo va a oxidar antes ese colesterol ya que viaja junto con el dentro de esas partículas LDL, y esto provocaría que sea más probable formar las placas de ateroma.

La hipótesis se basa en hallazgos que se han hecho dentro de las LDL de pacientes con enfermedad cardiovascular en el que el ácido linoleico esta altamente presente, además del efecto oxidante que realmente también se ha encontrado.

¿Tiene sentido esta hipótesis?

En cierto modo tiene sentido, no vamos a negarlo, de hecho podríamos estar encontrándonos con otro aspecto además del que ya hablamos sobre el colesterol en el que el número de partículas era más importante que la cantidad de colesterol, pero puede ser que además si ese colesterol es más susceptible de ser oxidado por alguna razón sea más probable esa enfermedad cardiovascular.

Que raro ¿Verdad? Otra vez encontramos causas multifactoriales a aspectos concretos de la nutrición…

De todas formas el problema de esta hipótesis es que estamos atacando al ácido linoleico tal cual y no a la forma real en que lo tomamos que puede ser la verdadera causante de este problema.

¿ENTONCES QUE ESTÁ OCURRIENDO?

Pensémoslo, gran parte de ese aceite vegetal rico en linoleico que tomamos no lo tomamos en crudo y en pocas cantidades, además de tomarlo como ya hemos comentado acompañado de otros nutrientes poco interesantes lo estamos tomando refinado y calentado.

¿Cuál es el problema de esto? Que el potencial oxidativo de un aceite va a aumentar enormemente cuanto más se caliente, más veces se caliente, y más refinado esté.

Tenemos que tener en cuenta que cuando nosotros estamos calentando cualquier tipo de aceite lo que ocurre es que ese aceite se está oxidando, por supuesto la cantidad que se oxide va a depende de más factores, uno de ellos su resistencia al calor, ya que cada aceite por sus características aguanta mejor o peor el calor y otro aspecto muy importante sus antioxidantes.

Cuanto más refinado esté un aceite menor cantidad de antioxidantes le quedan para enfrentarse a ese proceso oxidativo que le está provocando que lo estemos calentando, es decir, cuando nosotros calentamos un aceite los antioxidantes que contiene actúan para impedir esa oxidación, si nosotros antes de calentarlo le hemos quitado esos antioxidantes no hay nadie que se enfrente a ese proceso, por lo que la oxidación será más rápida y más exagerada.

De esa forma cuando nosotros estamos tomando ese aceite oxidado ese proceso oxidativo continuará, en este caso puede que continúe oxidando ese colesterol dentro de las LDL provocando los problemas que hemos descrito, por supuesto puede que ese proceso oxidativo también afecte a otras partes de nuestro cuerpo donde ese aceite oxidado ha sido enviado.

Y pensando precisamente en esto es cuando dudo mucho que sea lo mismo hacerte una mayonesa con aceite de girasol que freírte unas patatas en aceite de girasol que encima ha sido recalentado en varias ocasiones.

Si es cierto que dependiendo de los aceites pueden ser más recomendables unos u otros a la hora de cocinar, ya que tienen una mayor dificultad de oxidación, dentro de esos aceites que se oxidan con mayor dificultad encontraríamos el de coco, incluso en su versión refinada, el de oliva, el Ghee y el aceite de girasol alto oleico, aunque realmente estos últimos ya aguantan bastante menos que los primeros.

Es decir, que en la cima tenemos aceite de oliva virgen y aceite de coco virgen.

RESUMEN

En resumen vamos a dejar de meter a todos los alimentos en el mismo saco, todos estos procesos son multifactoriales y por esa razón tenemos que fijarnos en un montón de cosas antes de llegar a conclusiones, el tipo de cocinado, el tiempo de cocinado, qué alimento es, cómo lo tomamos, a qué esta sustituyendo… Que ojo el hecho de a qué está sustituyendo puede ser uno de los aspectos más prioritarios a la hora de decidirnos.

Por lo que igual que dije no todas las grasas saturadas son malas voy a deciros que no todas las poliinsaturadas son buenas, y ojo, que también rompo una lanza a favor de los aceites vegetales y no todos los que llevan linoleico tienen porque ser malos, ya que influye mucho más el refinamiento y el cocinado que el aceite en sí mismo.

Por lo que nada más hasta aquí el artículo de hoy, espero que os haya gustado ya que por fin hemos acabado con esta serie de artículos sobre las grasas, espero que os hayan gustado y que les saquéis partido además de aumentar esa visión crítica que debemos tener.

Y sin nada más me despido, cualquier cosa podéis poneros en contacto conmigo sin problema a través de https://mykdiet.com abajo del todo 😉

Muchas gracias por haber estado un día más al otro lado y nos vemos mañana con más y esperemos que mejor, ¡Hasta mañana!

Deja un comentario