139. ¿Es necesario ir a un nutricionista para bajar de peso?

Hay ocasiones en las que nos preguntamos si realmente es necesario ir a un nutricionista para bajar de peso, o al final realmente es lo de menos

Esta es una pregunta que nos podemos llegar a hacer, y es muy lógico hacérsela, realmente al final nos da la sensación de que no es tan necesario acudir a un nutricionista, que al final comer lo hacen todas las especies del mundo y no es tan difícil, que llevamos haciéndolo muchos años sin demasiados problemas al respecto.

Es lógico pensar esto, pero también deberíamos pensar ¿Entonces por qué las cosas van cada vez a peor? Por supuesto no es por culpa de que no acudas al nutricionista, sino que es algo más global, es un cambio de paradigma muy grande que venimos arrastrando todas las generaciones actuales, cada vez tenemos trabajos más sedentarios, nuestros hobbies suelen estar relacionado con actividades poco exigentes, la alimentación cada vez nos permite disfrutar de ese aspecto hedónico de una forma más barata y sencilla, la publicidad de ciertos productos la tenemos a diario delante de nuestra narices, en definitiva vivimos un cambio que no estamos siendo capaces de adaptarnos a él.

¿Esto quiere decir que necesito un nutricionista? Pues no, realmente no, para qué te voy a mentir, todo esto no pretende decir que necesites un nutricionista para aprender a comer, aunque quizás puede ser útil y necesario para muchas personas.

¿QUÉ OPCIONES TENEMOS CUANDO QUEREMOS BAJAR DE PESO?

Yo diría que teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, los nuevos servicios, la información actual que podemos encontrar por internet, tenemos 3 posibles opciones cuando nos planteamos una pérdida de peso, que por supuesto debe ir acompañada siempre de un cambio de hábitos:

  1. Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como, es decir hacerlo todo por tu cuenta.
  2. Échame un cable que ya me voy apañando yo
  3. Ando más perdido que un burro en un garaje

Creo que esas son las 3 opciones que actualmente nos podemos encontrar, y por supuesto no todas las opciones son para todo el mundo, y quizás los que utilizan una les iría fatal con la otra, lo bueno es que en general podemos aprovechar cualquiera de esas opciones, y por supuesto puede haber cosas intermedias que se cojan de una y de otra, voy a explicarlas bien para que se entiendan.

JUAN PALOMO

El Juan Palomo es hacerlo por tu cuenta, es coger y decir mira, no me quiero gastar un duro, y si me gasto que sea muy muy poco, pero estoy dispuesta o dispuesto a hacerlo todo por mi cuenta, a aprender, a probar, y todo con el objetivo de cambiar mis hábitos.

Es una opción que no es para todo el mundo, hay que tener en cuenta que esta opción implica una pérdida importante de tiempo, cuando no gastas dinero sueles gastar tiempo, ya que te toca leer, ver, filtrar información, entenderla, aprender a aplicarla, equivocarte, volver a leer, volver a implementar, meter la pata de nuevo, huir de mitos, y aún con todo esto es difícil muchas veces ser capaz de filtrar toda la desinformación que también existe.

Por supuesto hay gente dispuesta a esto, dispuesta a aprender de esta manera, a entender cual es su problema real, a aprender a atajarlo, por lo que es una opción compleja pero la verdad es que es una opción y hay gente que parece estar diseñada para coger esta opción y que le vaya bien.

Aquí es donde entran en juego los divulgadores, los que estamos a pie de cañón, los que os ofrecemos información y herramientas sin esperar nada a cambio, nosotros ofrecemos la información para quien pueda aprovecharla y para quien necesite más ayuda pues también estamos por supuesto, pero sin toda la divulgación es cierto que estaríamos a expensas de esos artículos de periódico que muchas veces encontramos como los que comentamos aquí los viernes.

Por lo que apoyar la divulgación también es una tarea importante en este sentido, para que los Juan Palomo no se pierdan entre un mar de desinformación e intereses de terceros.

ÉCHAME UN CABLE QUE YA ME VOY APAÑANDO YO

Digamos que este es el medio camino que tenemos entre juan palomo y el burro perdido, es ese punto en el que no puedes gastar tanto tiempo en filtrar, tanto tiempo en decidir, en leer, en equivocarte, necesitas cierto camino marcado, pero no quieres/puedes gastar demasiado dinero, libros, cursos, preguntas sueltas, eso es lo que necesita este grupo.

Es decir, necesitas que un profesional en el tema, alguien que se dedica a ello gaste su tiempo en filtrarte toda la información para que la que te llegue sea la mejor información posible, evitando todo lo que el Juan Palomo tenía que ir esquivando, claro, ¿Qué ocurre? Que en este caso ya deja de ser gratuito, ya que se debe hacer un esfuerzo extra en ordenar, en intentar adaptar por lo que si es cierto que no se puede ofrecer para este grupo de forma gratuita.

Lo bueno es que gracias a internet, a los infoproductos, a la facilidad de hacer llegar esta información es mucho más barata de lo que era antes, por lo que realmente todas estas personas pueden tener esa ayuda, pueden tener también forma de preguntar dudas por poco dinero sin necesidad de contratar consultorías completas en las que les sobrará el tiempo por todos lados.

Por lo que realmente en este grupo tenemos esas personas capaces de montarse un camino por su cuenta, con esa fuerza de voluntad y motivación extra que les permite sin tener a nadie detrás ir caminando sin salirse de ese camino marcado, y sólo necesitan que alguien les de un mapa de cual es ese camino, mientras que Juan Palomo iba solo con una brújula y muchas ganas, este grupo va con un mapa en el que les dicen por donde ir, pero siguen solos.

ANDO MÁS PERDIDO QUE UN BURRO EN UN GARAJE

Lo sé, he puesto nombres raros para explicar esto, pero así soy yo, en este grupo tenemos aquellas personas que no les vale con el mapa, está muy bien el mapa, pero no tengo ni ganas de leerlo, ni sé muy bien como empezar, y yo con mapas me pierdo, yo necesito un guía que me acompañe, me enseñe me diga que se puede hacer y que no, y quien sabe, quizás en algún momento aprender lo suficiente como para llegar a alguno de los otros dos grupos.

Considero que este grupo es el más numeroso, hay que tener en cuenta que hacer un cambio de hábitos es algo extremadamente complicado, entonces necesitamos en muchas ocasiones alguien que nos acompañe, que nos guíe, y precisamente aquí es donde entra la función de un nutricionista a la hora de perder peso, para ser ese apoyo, ese guía, ese profesor, esa persona que va a intentar que seas capaz de hacerlo luego por tu cuenta.

Al menos eso es lo que debería ser tu nutricionista, si tu nutricionista no busca eso lo único que te ha proporcionado es un mapa, y quizás no era lo que estabas buscando, buscabas ese guía no ese mapa.

Habitualmente las personas que están en este grupo suelen tener más probabilidades de acercarse a sus objetivos, porque siempre tener alguien que te entienda y te acompañe facilita en gran medida las cosas, por lo que no te sientas mal por ser de este grupo, realmente muchos de los que se consideren de los otros grupos puede que terminen en este al darse cuenta de que necesitan ayuda.

¿PERO ENTONCES LOS NUTRICIONISTAS SON NECESARIOS PARA PERDER PESO?

Si y no, para algunas personas si, para otras personas no son necesarios, depende del grupo y el momento en el que estés, pero lo que tenemos que tener en cuenta es que pese a que creamos que es fácil comer y saber qué comer, no es tan fácil cuando tenemos que adaptarlo a nuestro contexto, a nuestro entorno, cuando tenemos que tener en cuenta cosas que no se han tenido en cuenta hasta ahora cuando nos alimentamos.

Un nutricionista es alguien que dedica un tercio de su tiempo o más simplemente a seguir formándose a seguir entendiendo, a filtrar esa información, a ver qué pasa, a entender como ayudarte, es decir, es alguien que te va a facilitar mucho las cosas, sobre todo en este ámbito, ya que no estamos hablando de enfermedad complicadas, ni interacciones extrañas, estamos hablando únicamente de perder peso, de cambiar hábitos, de mejorar nuestra salud, de aprender a comer.

PERO OJO, QUE UN NUTRICIONISTA NO SÓLO ES EL QUE TE HACE PERDER PESO

Mucho ojo con este aspecto, porque en ocasiones vemos al nutricionista como el tío o la tía que te hace adelgazar, y nada más lejos de la realidad, un nutricionista también ayuda en muchos otros aspectos y patologías.

Un nutricionista puede ayudar a proponer políticas de salud pública, un nutricionista puede estar preparando el menú de hospitales y colegios, un nutricionista puede estar tratando a tu abuela diabética, o a tu padre con hipertensión. Un nutricionista apoya o debería apoyar el trabajo en hospitales, en centros de salud, un nutricionista es un especialista en nutrición y alimentación, en distintas etapas de la vida y en distintas patologías, por lo que aunque no hiciese falta perder peso seguirían siendo necesarios.

Por lo que la próxima vez que pensemos en un nutricionista no lo hagamos en aquel que hace perder peso, es mucho más, es como decir que un médico de familia es el que te trata el resfriado, por supuesto existimos nutricionistas especializados en la pérdida de peso como yo, pero no quiere decir que todas y todos se especialicen en ese tema.

EN RESUMEN

Puede que quieras hacer las cosas por tu cuenta, puede que necesites un pequeño mapa o puede que necesites alguien que te acompañe y enseñe en todo el proceso, pero incluso entre todas esas opciones el nutricionista es necesario, ya sea divulgando, ya sea creando cursos y guías o pasando consulta, al final en todas las situaciones necesitas a alguien especializado que vaya abriendo el camino y vaya ayudando.

Además como hemos terminado el artículo no solamente existen los nutricionistas para perder peso, existen muchísimas áreas más en las que su especialización es tremendamente importante y es algo que siempre se debe tener en cuenta, sobre todo cuando escuchamos frases poco acertadas contra el colectivo de los nutricionistas en general.

Así que nada más hasta aquí el artículo de hoy, muchas gracias por haber estado un día más al otro lado y nos vemos mañana con más y mejor, ¡Hasta luego!

Deja un comentario