¿Cómo distinguir un buen alimento procesado?

En ocasiones creemos que todos los procesados son malos, y no es así!! Lo importante es saber diferenciar los buenos de los malos…

El texto a continuación es una transcripción del vídeo.

Hoy vamos a aprender a diferenciar entre un procesado bueno y un procesado malo.

Porque no, todos los procesados no son malos.

Diferenciar entre un procesado bueno y un procesado malo a veces puede parecer una tarea de chinos y complicada.

Pero realmente cuanto más te metes en el mundillo de la nutrición más fácil es aprender a distinguir entre qué es mejor y qué es peor, y por supuesto tiene mucho que ver lo que hagas en tu día a día, no va a ser lo mismo un procesado para una persona que se alimenta habitualmente muy bien, que para una persona que se alimenta habitualmente muy mal.

Pero en líneas generales si que podemos hacer ciertas decisiones sobre si es mejor o peor comprar este procesado o este otro.

LISTADO DE INGREDIENTES

En primer lugar tendríamos que mirar la lista de ingredientes, cuantos más ingredientes tenga peor huele ese procesado, pero OJO porque puede haber procesados con poco ingredientes que sean mucho peores que procesados con muchos ingredientes, pero en líneas generales si es verdad que cuantos más ingredientes tenga menos nos podemos fiar de él, y más a fondo tenemos que mirarlo.

Una vez ya hemos mirado este listado de ingredientes tenemos que leer paso a paso parte a parte cada ingrediente que tiene, si entre los primeros ingredientes vemos que hay azúcar, grasas de mala calidad, harinas refinadas, entonces es muy probable que ese alimento no vaya a ser positivo.

Y que tengamos que buscar otro procesado de mejor calidad, pero claro esto a veces nos puede confundir porque no sabemos realmente las cantidades de una cosa o de otra que se han utilizado, es por ejemplo lo que ocurre cuando buscamos panes integrales, que miramos y pese a que el primer ingrediente sea harina integral luego hay harinas refinadas, pero depende de la cantidad de esas harinas refinadas que ese pan sea mejor o sea peor, pero bueno ya hemos mirado el número de ingredientes y hemos mirado los primeros.

¿Ahora que toca hacer?

VALOR NUTRICIONAL

Ahora lo que podemos hacer es mirar el valor nutricional, hay mucha gente que lo primero que hace es mirar el valor nutricional cuando lo primero que hay que mirar son los ingredientes, cuando ya sabes que ingredientes lleva es mucho más fácil averiguar dentro del valor nutricional si tiene mucha o poca cantidad.

Por ejemplo si entre los primeros ingredientes encontramos que está el azúcar pero luego los valores nutricionales tiene 1 o 2 gramos de azúcar cada 100 gramos no tiene tanta cantidad de azúcar por eso ver el valor nutricional nos va a ayudar a poder decidir que es mejor y que es peor.

¿Y SI NO ESTAMOS SEGUROS?

¿Y que pasa con alimentos que no estamos seguros? Alimentos que tienen frutas que tienen ciertos tipos de verduras, también alimentos con lácteos.

El problema es que dentro de los hidratos de carbono de los cuales azúcares que sale en el valor nutricional pueden salir un valor bastante más elevado ¿Y cómo sabemos dentro de ese valor va a estar el azúcar añadido en gran cantidad o en poca cantidad?

Partimos de la base de que en el listado de ingredientes hemos visto que hay azúcar añadido y queremos saber cuanto hay, pero al ver tanto en el valor nutricional no sabemos cual es el intrínseco de esa fruta o verdura y cual es realmente el azúcar que se ha añadido.

En esta situación una de las mejores cosas que podemos hacer es compararlo con productos similares, por ejemplo tenemos un yogur, nosotros miramos el yogur vemos que en el yogur tiene azúcares añadidos y entonces queremos saber ¿Tiene mucho azúcar añadido? Por que a lo mejor no aguanto el yogur natural completamente.

Entonces una posible opción sería coger ese yogur natural y una vez hemos cogido el yogur natural ver cual es la cantidad de azúcares que tiene, que son los azúcares naturalmente presentes, lo comparamos con los del yogur que vamos a comprar y entonces sabemos si es demasiada cantidad la añadida o si a lo mejor no es tanta.

¿Y SI NO PODEMOS COMPARAR?

Vale, pero si no podemos compararlo con algo que sabemos que es mejor ¿Qué hacemos?

En este caso lo que tenemos que hacer es compararlo con productos similares y escoger el que sea mejor dentro de ellos.

Por ejemplo, nosotros cogemos a lo mejor un bote de pimientos en conserva y vemos que tiene azúcares añadidos, pero todos los botes que hay tienen azúcares añadidos con lo cual queremos saber si realmente es mejor o peor uno u otro.

Pues vamos a compararlos, lo que tendríamos que hacer es mirar el valor nutricional de los cuales azúcares añadidos y entonces poco a poco podemos ir mirando, vale pues este tiene más, este tiene menos…

O se puede dar la situación de que tengan todos más o menos parecido, en ese caso es mucho más complicado averiguar realmente cual es el azúcar que se ha añadido.

Entonces simplemente podemos fiarnos únicamente por el listado de ingredientes y la posición que ocupa el azúcar, si lo habíamos visto en segundo lugar es probable que sea una cantidad bastante alta, mientras que si lo hemos visto mucho después incluso después de algún antioxidante es probable que la cantidad de azúcar que se la echado al producto sea mínima.

OJO estoy hablando del azúcar pero también podemos hacerlo con el resto de ingredientes que veamos, y de esta manera intentar averiguar si es mejor o es peor, y también y muy importante averiguar dentro de las posibles opciones cual va a ser la mejor y cual va a ser la peor.

Por supuesto si creemos que realmente dentro de las opciones que tenemos no hay ninguna que vaya a ser buena entonces a lo mejor tenemos que buscar una alternativa, y tenemos que buscar una manera de comprar algo que sea mejor que ese procesado.

QUIMIOFOBIA

Vale y en último lugar ¿Me tengo que preocupar de esos antioxidante y esas cosas que se añaden? Ya hice un vídeo que hablaba de la quimiofobia en el cual os explicaba que realmente no hay que preocuparse en general por todos estos compuestos añadidos.

OJO es importante que la base de la alimentación si que se base en materias primas y en productos que no sean procesados, pero no hay que preocuparse porque los productos procesados tengan añadidos estos antioxidantes y estos e-loquesea.

Al final eso será lo de menos y la mayoría de esas cosas están añadidas sobre todo para que se conserven de forma correcta, por lo que por eso en principio no os preocupéis ya que si vais a comprar un procesado lo más normal es que lleven esas cosas y si no las llevan lo más normal es que su fecha de caducidad sea muy temprana.

Por lo que ya tenéis unas pequeñas claves para decidir si realmente lo que vais a comprar es mejor procesado o peor procesado, así que espero que os sea de utilidad y ¡Hasta la próxima!

 

Deja un comentario