216. Dieta en el síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Se dicen muchas cosas acerca de la alimentación que deberíamos seguir con este síndrome, ¿Pero que parte es cierta y que parte no lo es? ¿Hasta qué punto la alimentación puede ayudar?

Esta es la maravilla de dedicar unas horas diarias a escribir sobre nutrición, que puedo intentar mantenerme lo más actualizado posible sobre diversos temas en relación a la nutrición. Y este es uno de esos casos más llamativos, cuando sabes perfectamente qué es lo que estás haciendo actualmente en relación a una patología pero buscas por si ves algo nuevo.

La verdad que como siempre he hecho dos búsquedas distintas, una en base a estudios científicos y otra en base a ver que se dice por internet, y como siempre sales decepcionado tras haber leído muchas burradas.

Declaración inicial

Por esa razón quiero hacer esta declaración inicial, haz caso a tu médico, seguramente hay un o una profesional que sabe muchísimo sobre el tema que está tratándote de la mejor forma que se conoce, así que hazle caso.

No te dejes llevar por gurús que te dicen que dejes tu medicación y tomes tres suplementos, tampoco te fíes de quien te dice que todo es causado por tu mala alimentación, y por supuesto no te fíes del que dice que sólo cambiando tus hábitos alimenticios y deportivos es suficiente.

Lo primero que debe ocurrir es que te detecten que lo tienes, después te pondrán un tratamiento farmacológico, y después probablemente te darán algunas indicaciones de tu estilo de vida actual.

Aquí tanto si te dan esas indicaciones como si no te las dan es cuando puedes pedir una segunda opinión de una nutricionista. Pero sólo en materia de nutrición, ya que es el campo que conoce, ha estudiado y trabaja con él. Pero ni te tiene que cambiar tu medicación, ni tiene que modificar lo que ya haya dicho el médico de las áreas que no le conciernen.

Por supuesto que tanto en esta como en otras patologías cualquier profesional de la salud puede darte ciertos consejos, igual que el médico puede que te haya dado consejos sobre alimentación y quizás no todos sean 100% correcto, pero a cada uno lo que le toca.

Alimentación en el SOP

Tras dejar claro lo más importante vamos a pasar a la importancia de la alimentación, no voy a decirte qué es ni voy a decirte su fisiopatología porque no te interesa, quieres saber realmente qué debes hacer si por desgracia lo sufres como un 10% de las mujeres en España.

Lo que está claro es que la alimentación es una parte importante del tratamiento del SOP, aunque como bien he dicho no sea lo único existente, y una correcta alimentación durante el SOP puede reducir el peso corporal y la grasa abdominal, reducir la testosterona disminuir el crecimiento de vello, y mejorar la resistencia a la insulina. Aunque sin pruebas concluyentes de mejoría en el perfil lipídico.

Los objetivos que se deben tener a nivel de hábitos tanto alimenticios como deportivos en el SOP están bastante claros:

  • Perder peso en aquellas mujeres que tengan sobrepeso u obesidad
  • Aumentar la práctica de actividad física
  • Mantener una alimentación saludable (lo que ya sabemos que deberíamos hacer todas y todos en general)
  • Evitar alimentos superfluos, productos altamente procesados, azúcares, grasas de mala calidad…

Realmente uno de los aspectos que más relación tiene con la nutrición y el SOP es la resistencia a la insulina, por eso en muchos sitios se habla de hacer dietas bajas en hidratos de carbono, y se aventuran a decir cifras tipo no consumir más de 50-100g de hidratos de carbono para mejorar los síntomas.

¿Hasta que punto es cierto que hay que hacerlo?

Hidratos de carbono en SOP

Ahora nos meteremos en el tema de la cantidad de hidratos de carbono, pero antes de eso hay algo que sí que debemos tener en cuenta cuando hablamos del SOP y es el hecho de que debemos evitar aquellos alimentos superfluos y sobre todo esos que pueden provocar mayores picos glucémicos, es decir, de azúcar en sangre.

En definitiva, mejor evitar la bollería, los azúcares, las bebidas azucaradas e incluso los zumos de frutas aunque sean naturales debido a ese posible aumento de la glucemia y la resistencia a la insulina tan bien definida en el SOP.

En muchas ocasiones se dice que se deben evitar aquellos alimentos con un alto índice glucémico, pero el peligro de decir esto es que probablemente muchas personas eliminarían también ciertas frutas al tener índices glucémicos altos lo que probablemente podría conducir a una disminución en el consumo de frutas y probablemente no sea la mejor idea.

Debemos tener en cuenta que cuando hablamos del control de la glucemia no solamente debemos atender al índice glucémico, si no también al concepto de carga glucémica y a los factores que pueden afectar a este índice.

Con esto lo que quiero decir es que realmente va a depender tanto del índice glucémico del alimento, con el tipo de alimento que se acompañen, con la cantidad de ese alimento o de los hidratos de carbono de ese alimento (me extiendo un poco más en el podcast sobre este tema si os interesa escucharlo)

Con respecto a los 50-100g de hidratos de carbono

No está para nada claro, las revisiones y guías pese a que puedan observar que el control del tipo y la forma de consumo de los hidratos de carbono pueden ser de utilidad para el tratamiento del SOP no está para nada claro una cantidad concreta de hidratos de carbono.

¿Qué quiero decir con esto? Que realmente no podemos dar un mensaje a nivel general de la utilidad de usar una estrategia de control concreto de esa cantidad de gramos de hidratos de carbono.

Otra cosa es que a nivel individual en consulta dietética se pueda probar un tratamiento de esas características y observar las mejorías individuales en un caso concreto, para eso no tengo ningún problema ya que cada profesional lo hace en su propia consulta con seguridad y explicando el porque se está probando dicho tratamiento.

Vitamina D y resistencia a la insulina

Si bien es cierto que tenemos algunos metaanálisis como el siguiente en el que se intenta comprobar la eficacia de una suplementación con vitamina D para poder mejorar esos parámetros de resistencia a la insulina que hemos comentado.

Y si que hay cierta mejoría con esta suplementación, es algo que se ha visto en varios aspectos relacionados con la vitamina D, pero por otro lado también tenemos otras revisiones que expresan que la suplementación con Vitamina D tras ajustarse posibles factores de confusión no tiene esos efectos.

Yo por ahora me decanto a pensar que los beneficios que se observan en ciertos ensayos suelen ser debidos a una deficiencia crónico de Vitamina D sobre todo en países industrializados en los que nuestra exposición solar es tremendamente baja, y probablemente a nivel poblacional sea uno de los puntos a atacar.

Así que antes que suplementarte, que nunca deberías hacerlo por tu cuenta sin haber consultado previamente con un especialista, mejor que hagas todo lo posible por tener una exposición solar suficiente.

Canela y resistencia a la insulina

Siempre os suelo decir que por más que yo esté convencido de algo si veo aspectos positivos cambio de opinión y no me tiembla la mano al hacerlo, y aquí puede que vayamos a encontrar un ejemplo.

Os dejo enlazado un metaanálisis sobre el efecto de la canela en mujeres con SOP a la hora de mejorar parámetros de resistencia a la insulina, y la verdad es que es ciertamente prometedor.

Tras releerlo varias veces, intentar entenderlo parte por parte (a veces no es fácil e incluso a los profesionales se nos puede complicar entender cada valor) me da la sensación de que puede ser un añadido interesante a la dietoterapia del SOP.

Por supuesto me gustaría, y lo haré, investigar más a fondo al respecto ya que considero que es parte de nuestro trabajo como profesionales de la salud. Y por supuesto cuando lo haga traeré mis conclusiones al respecto al blog.

Por ahora me parece prometedor pero me entran muchas dudas, acerca de la forma en que debe consumirse, si únicamente funciona a modo de suplemento o puede hacerse a través de la canela que podamos utilizar en el día a día…

Por ahora mi recomendación sobre la canela y el SOP es ¿Por qué no? Si tiene resultados interesantes probemos a añadirla a nuestra despensa.

Otras suplementaciones

Podemos oír hablar de la quercetina, carnitina, del selenio, de ciertos probióticos, de antioxidantes…

Pero realmente no he visto que sea algo tan llamativo o tan claro cómo podríamos considerar a la canela, de hecho por ahora creo que no tenemos suficientes datos para dar validez suficiente a usarlos como medida habitual en el tratamiento del SOP.

Con esto no quiero decir que algunos de ellos en un futuro próximo puedan ser utilizados, pero a día de hoy no me aventuraría para nada a decir que son útiles ni mucho menos necesarios.

Por ahora es preferible mejorar la alimentación y hacer actividad física como ya he dicho al principio que preocuparse en este tipo de suplementación extra. Empecemos la casa por la base y no por el tejado.

¿Posibles episodios de atracón y menor control?

Pese a que no tenemos una certeza absoluto en este campo parece ser que esos aumentos en los niveles de testosterona pueden predisponer a mayores episodios relacionados con atracones y falta de control de estos.

Por esa razón tiene sentido los hallazgos encontrados al observarse que los anticonceptivos que inhiben la acción de la testosterona puedan disminuir los episodios de atracón.

Por esta razón es otro de los aspectos con los que se debe tener especial cuidado sobre todo cuando se junta con otros factores de riesgo como puede ser edades más tempranas en las que los episodios bulímicos son más comunes o en mujeres en edad cercana a la menopausia donde lo son los episodios típicos de atracón.

Por supuesto en estos casos se requiere no únicamente de una acción por parte de una nutricionista sino por supuesto también la actuación de una psicóloga especializada en estos trastornos.

En resumen

Es muy importante mejorar los hábitos cuando se sufre este problema que afecta a una de cada 10 mujeres. Por esa razón debe ser parte de un tratamiento cuando se comienza con la sintomatología y por supuesto se diagnostica por parte de un médico.

Pero no tenemos que fiarnos de cualquier cosa que leamos sino que tenemos que acudir a profesionales cualificados que sean los que nos ayuden a conseguir este cambio.

La base del tratamiento debe ser mejorar nuestra alimentación, hacer actividad física y entender el concepto de glucemia, índice glucémico y carga glucémica para tener las herramientas suficientes para intentar mejorar lo máximo posibles nuestros síntomas.

Por otro lado la suplementación no está clara su utilidad, aunque hay ciertamente efectos bastante interesantes con el consumo de canela, pero no debe ser nunca la base de los cambios que debemos realizar.

Así que hasta aquí el artículo de hoy, muchas gracias por haber estado un día más al otro lado y nos vemos mañana con más y mejor. ¡Hasta luego!

Deja un comentario