215. Relación hábitos y salud mental

¿Hasta que punto empezar a hacer deporte y mejorar nuestros hábitos puede ayudarnos a encontrarnos mejor psicológicamente?¿Y que viene antes el huevo o la gallina, es decir llegar a nuestro peso o empezar a comer mejor?

Lo que tenemos claro es que a día de hoy existen unas tasas de depresión altísimas, y ahora con la cuarentena a la que nos vemos sometidos es bastante probable que aumente aún más.

Realmente sería pretencioso por parte de los nutricionistas el hecho de decir que estos niveles de depresión vienen asociados únicamente a la alimentación. Al igual que lo sería decir que vienen de la inactividad física por parte de los entrenadores.

Está claro que cada profesional estudia más sobre su campo y cada uno conoce los pequeños detalles de su campo que forman parte de un problema tan complejo como puede ser la depresión.

Además hablar de depresión a nivel general sin especificar que existen distintos subtipos que pueden tener características muy dispares no tiene mucho sentido. Al final hay muchas personas, cada una con sus características concretas que en última instancia debe ser tratada de forma personalizada.

Pero que no sea el 100% no quiere decir que haya ciertos grupos en los que tanto la alimentación como la inactividad física pueden ser factores muy potentes que puedan estar o provocando o exacerbando este problema.

Papel de la obesidad y el sobrepeso

Es llamativo ver que cuanto peores son los parámetros bioquímicos, es decir, en cuanto peor estado de salud se encuentre la persona con obesidad mayor incidencia de depresión podemos encontrar.

Además hormonas como el cortisol, la leptina y en diversos sistemas hormonales del cuerpo que se producen durante la obesidad también inciden y empeoran nuestra salud mental por desgracia.

¿La alimentación puede ayudar?

Ahora podría ponerme a hablar de posibles elementos de diversos alimentos que pueden favorecer por su acción antioxidante porque actúan sobre determinadas vías etc… Pero no dejaría de estar dando datos de un campo sin explorar.

Pese a que podría quedar muy bonito no voy a hacerlo, pero si que voy a hablar de que existe una asociación entre comer mejor y una mejor salud mental y menos síntomas de depresión.

¿Y qué es comer mejor?

Pues comer más pescado, comer más frutas y verduras, disminuir el consumo de cárnicos sobre todo procesados, disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados…

En definitiva un mejor patrón alimentario se asocia a esos menores síntomas, claro, aquí podemos dudar, podemos pensar que esa asociación es porque esas personas están animadas de hacer un cambio, o que en general las personas que disfrutan de una vida más sana lo hacen en todos los aspectos de su vida y eso también ayuda.

Pero claro, tenemos que pensar que cuando se habla de cambiar de hábitos todo viene en el pack. De hecho como ya he dicho en alguna ocasión la palabra dieta viene de diaita que quiere decir estilo de vida. Donde no solamente entra en juego la alimentación, sino también la actividad física, la forma de vivir esa vida, de enfrentarte a ella, el descanso, el estrés…

Es un compendio de muchos factores que hacen que intentemos vivir lo mejor posible, en las mejores condiciones, y disfrutando al máximo.

¿Existen alimentos individuales que pueden ayudar?

Existen ciertas relaciones con mecanismo poco claros, por ejemplo mientras que tomar chocolate puede animar durante un breve periodo de tiempo, es durante eso, un breve periodo de tiempo únicamente.

Luego también encontramos asociaciones con el consumo de café, y más de 4 tazas al día se asocia a una menor incidencia de depresión. Pero ¿Cuántos factores de confusión tenemos? ¿Que características individuales tienen esas personas que consumen tanta cantidad de café?

¿Descansan más durante el trabajo?¿Toman café junto a otras personas?¿La energía que les proporciona enmascara la sintomatología? Probablemente pueda haber muchos más factores de confusión que no estamos teniendo en cuenta, y dado que no existe un mecanismo fisiológico muy bien definido no podemos estar seguros.

Al final va a depender de muchos factores, pero está claro que uno de los ayudantes para conseguir mejorar esta prevalencia de depresión está en la comida y en la actividad física, y en general en los hábitos más saludables.

Así que pese a que no vaya a ser la panacea puede ser otra razón más para comenzar desde hoy ese cambio que llevas tiempo queriendo hacer.

Así que vamos a dejarlo hoy por aquí y nos vemos mañana con más y esperemos que mejor. ¡Hasta luego!

Deja un comentario