204. La mentira de comer variado

¿Alguna vez has escuchado la frase de que hay que comer de todo con moderación? ¿O que una dieta variada es lo importante para una correcta salud? ¿Qué ocurre si te digo que todo lo que te han dicho es mentira?

Una de las grandes mentiras de la nutrición, un mensaje que ha calado hondo en muchísimas personas. Un mensaje que ha complicado en exceso nuestra existencia y aunque no lo creamos nuestra salud. Y hoy digo y me reafirmo en que no hace falta ni comer de todo ni comer variado.

Nos han repetido por activa y por pasiva la importancia de comer variado, y esto no funciona así, no es necesario para nada y voy a dar mi explicación sobre este tema.

¿Qué pasa cuando se come variado?

No he hecho un cálculo concreto, pero estoy casi convencido de que si me voy ahora mismo al supermercado y cálculo el número de productos que no deberían aparecer en nuestra alimentación y los que si veríamos que bastante más de la mitad «y estoy tirando a la bajo… » son productos malsanos.

Es decir, que si nos ponemos exquisitos y decimos que hay que comer variado y de todo quiere decir que más de la mitad de mi alimentación va a basarse en productos que no debería estar tomando.

Y peor aún, esos productos suelen tener un contenido energético más alto que los productos saludables por lo que muy probablemente un porcentaje aún mayor de las calorías que ingiero a lo largo del día provienen de esos productos.

A ver, estás malinterpretando cuando se dice comer variado no se refiere a eso

¿Seguro que no? ¿Y cómo puede ser que si miramos en la bibliografía científica encontramos que efectivamente una mayor variedad en la dieta se asocia a un mayor peso corporal y mayor índice de enfermedades no transmisibles? (1, 2, 3, 4, 5)

Por desgracia parece ser que en un contexto como el actual el comer de todo se asocia a que comes peor. Y dar ese mensaje suele dar como resultado una peor elección alimentaria.

Pero no se queda sólo aquí, también hay factores que afectan a nuestras señales de saciedad cuando la variabilidad es mayor, me explico.

Si yo te doy un plato único enorme lo más probable es que no te lo termines, que al final te sacies o cómo se dice muchas veces te aburras de comer con el mismo sabor. Pero que realmente estás saciada o estás saciado y no necesitas comer más.

Sin embargo si yo te sirvo en una mesa gigante muchísimas cosas para probar lo más probable es que picotees de aquí, de allá y termines comiendo muchísimas más cantidad, y por ahora no metemos los alimentos menos saludables.

Imagina ahora que esa mesa está llena de un montón de alimentos hiperpalatables, de mezclas de salado y dulce, de glutamato monosódico, vas a comer aún más porque está todo tremendo, de hecho vas a comer hasta reventar.

Si después de que ya estás hasta arriba saco miles de dulces de todos los tipos vas a seguir comiendo más, y hace rato que has pasado ese umbral en el que tu saciedad te decía que estabas ya preparado para parar.

Esto a nivel general en nuestra alimentación ocurre de la misma manera, es decir, que cuanta más variedad al final terminamos comiendo más a lo largo del día, la semana y el mes. Por lo que realmente no es una buena forma de controlar lo que comemos.

Pero si es sano que más da que coma en mayor cantidad

Es cierto, en una persona saludable, con un peso saludable en unas condiciones de hábitos correctos que come con mucha variedad no tiene porque afectar negativamente.

Pero en general y tal y como estamos viendo a nuestro alrededor el comer mayor variedad no quiere decir que un día tomes una ensalada con lechuga otro con rúcula y otro con espinaca.

Más bien quiere decir que voy a variar en otros alimentos de peor calidad y es lo que deberíamos evitar.

Y aún así tampoco es necesario si no queremos comer muy variado para tener una alimentación correcta, podemos ser lo que habitualmente se llama «sosos» y comer tres cosas contadas no hay ningún problema.

¿Pero no habrá problemas con los nutrientes?

No, no los hay, de hecho sería bastante fácil hacer un menú de una semana que puedas comer hasta el fin de tus días, y no sería necesario ni siquiera variar mucho la alimentación a lo largo de esa semana.

Puede que simplemente comas 3 tipos de verduras, 3 tipos de fruta, huevos y pollo y puedas igualmente hacer una alimentación saludable sin salirte de ahí. No hay ningún problema de verdad.

Nos tenemos que quitar el posible miedo de que nos vayan a faltar nutrientes haciendo las cosas de esta manera, no va a ocurrir.

Comer de todo con moderación es una excusa

Esto es así, nos excusamos con esta frase para poder comer peor. ¿Sabéis lo mucho que le choca a la gente darse cuenta la cantidad de alimentos que mete a lo largo de la semana que debería tomar solo con moderación?

No sé si en el podcast en alguna ocasión os he dicho que hagáis esto pero podéis hacerlo si queréis. Sólo tenéis que apuntar durante una semana lo que habéis comido y subrayar esos alimentos que se supone se deberían comer ocasionalmente luego sumad cuantos alimentos habéis subrayado…

Aunque no lo creáis mucha gente al hacer esto se da cuenta de que a lo largo de la semana toma 5, 10 y más alimentos que se supone que se deben tomar ocasionalmente, y por supuesto no hay problema en tomar un alimento ocasional de vez en cuando, pero si lo haces 5 o más veces por semana lo estás tomando prácticamente a diario no ocasionalmente.

Igual que la ley del todo o el nada, ya que hoy he pecado me pongo hasta arriba. Pues no, ya que hoy has tomado una elección de pedirte un refresco no te pidas postre o viceversa. Y mucho menos vayas a cenar el burger porque ya de perdidos al río…

En resumen

Comer variado, comer de todo con moderación, hay que comer de todo y todas estas frases tan manidas y conocidas no son reales. Ni es necesario ni tenemos que volvernos locos.

A mi me parece muy bien que tu personalmente decidas comer muy variado, que no repitas un solo plato, que pruebes un montón de frutas y verduras distintas, de preparaciones diversas, no hay ningún problema.

Pero no es necesario, y mucho menos es una frase que ayude a otra persona que no lo hace así. Hay algunas personas que somos más sosas, que nos gusta repetir incluso el mismo plato 3 veces en esa semana porque hemos hecho un puchero gigantesco y no nos va a pasar nada.

Mejor preocupémonos de la persona que no varía nunca su desayuno de croissant con mantequilla y no del que toma todas las mañanas dos naranjas y un yogur.

Así que hasta aquí el artículo de hoy espero que os haya gustado y que hayamos derribado otra de esas frases falsas que son tan comunes por desgracia. Muchas gracias por haber estado un día más al otro lado y nos escuchamos mañana con más y mejor. ¡Hasta luego!

Deja un comentario