180. ¿Cómo gestionar un fracaso?

En ocasiones cuando estamos cambiando nuestros hábitos podemos caer, de hecho es lo más normal del mundo ¿Qué hacemos cuando ocurre eso? ¿Cómo podemos gestionarlo?

Es completamente lógico cuando empezamos a cambiar nuestros hábitos y a tomar decisiones que no tomábamos antes que flaqueemos. Es de hecho lo que va a ocurrir y tenemos que ser conscientes de ello, de vez en cuando tomaremos la decisión antigua en vez de la nueva que intentamos conseguir.

El mayor problema es que cuando ocurre esto consideramos que hemos fracaso por lo que si te estás preguntando como gestionar un fracaso pese a que sea el título que he utilizado ya te estás confundiendo.

No es un fracaso, simplemente estás trabajando en ello. No pasa nada porque de vez en cuando caigas, el problema es que por el simple hecho de haber caído una vez te hundas, eso es lo que no te puedes permitir en ningún caso.

De los fallos hay que aprender, hay que entenderlos y hay que trabajar en ellos y precisamente de eso es de lo que quiero hablaros hoy, cómo podemos gestionar ese fallo, ese simple error y aprovecharlo para llegar más lejos aún.

PERMITIDME COMPARTIROS UN PENSAMIENTO

Antes de explicaros como hago yo para gestionar estos errores o fallos y que podáis intentar utilizarlos como herramienta quiero compartiros un pensamiento que tengo fuera del ámbito de la nutrición.

A mi me gusta perder, sé que suena raro pero me gusta. Que me guste no quiere decir que disfrute al perder, ni quiere decir que busque perder simplemente me gusta.

Parece algo absurdo ¿Verdad?. ¿A quién puede gustarle perder?. Realmente tengo este pensamiento con una razón. En todos los ámbitos de mi vida lo que yo intento siempre es darlo todo, siempre intento ir al máximo. Ojo no digo que esto sea lo mejor pero yo lo hago.

¿Y qué tiene que ver esto con que me pueda gustar perder? Pues precisamente porque si lo estoy dando todo y pierdo es porque tengo que aprender más. Si he perdido dándolo todo no es porque sea un fracasado, ni porque se me dé mal, simplemente aún tengo que aprender.

Y precisamente esa es la razón por la que mis derrotas, errores o fallos los intento convertir en algo positivo. Los analizo, los estudio, veo que ha pasado, me vuelvo a levantar y voy hacia delante pero sabiendo que puedo volver a encontrarme ese obstáculo y cómo enfrentarme a él.

¿Y SI VUELVES A PERDER, FALLAR O COMETER UN ERROR EN LO MISMO?

No pasa absolutamente nada, si vuelves a caer en el mismo es porque la solución a la que llegaste al analizarlo no era la correcta. Ya tienes una solución menos que probar, y mejor eso que no hacer nada y dejarlo todo tirado.

Abandonar algo que quieres sólo por haber errado no es la mejor opción, o al menos esa es mi opinión. De hecho la gente que consigue cosas, y no me estoy refiriendo a un nobel ni una empresa de éxito, me refiero a esas personas de a pie que consiguen cosas también erraron y se levantaron y continuaron.

VALE, DEJA TUS BATALLITAS Y CUÉNTAME ENTONCES COMO AFRONTAR LA DERROTA

Cuando estamos cambiando nuestros hábitos y fallamos lo que tenemos que intentar hacer en primer lugar es recomponernos. Esto es así, es doloroso, muchas veces queremos dejarlo todo, en ocasiones incluso diremos de perdidos al río…

Pero lo que tienes que hacer es decir bueno ya está, vamos a cortar aquí vamos a dejar de meter la pata y vamos a respirar hondo. En ese momento cuando hayamos calmado esa ansia interior de mandar todo a la basura es el momento de analizar qué ha pasado.

ANALIZANDO

¿Qué ha pasado?¿Por qué ha pasado?¿En qué situación ha pasado?¿Por qué he tomado esta decisión?¿La he tomado por algo que me ha pasado durante el día?¿Durante la semana?¿Durante el mes?

¿Estoy hasta el moño?¿No puedo más?¿Se me está haciendo cada cambio muy cuesta arriba y soy incapaz de mantenerlos?¿Es fácil y simplemente ha sido un descuido?

¿De verdad ha sido una mala decisión?¿O simplemente me estoy fustigando sin ningún sentido?¿Puede que haya sido una decisión consciente tomada en un momento determinado?

Todas esas preguntas puedes hacértelas, de hecho probablemente la respuesta a esas preguntas puedan llevarte a otras preguntas. Pongamos un ejemplo para entender mejor estas situaciones:

Ejemplo 1 «Poniéndonos gochos»

Hemos empezado la semana con muchísima ilusión, estamos tomando buenas decisiones, de hecho hemos preparado un tupper para cada día de la semana. Lunes y martes hemos hecho buenísimas decisiones, de hecho hemos escrito a nuestro nutri para decirle lo bien que vamos.

Llega el miércoles y de repente te dice tu jefa, oye tenemos que ir a comer con unos socios. Miras tu tupper y piensas bueno, lo dejaré en la nevera y ya mañana me lo tomaré. Llegas al sitio y conversáis mientras llega el camarero.

Al final entre unos comentarios y otros terminas pidiendo cerveza en vez del vaso de agua que pediste en un principio. Pero no sólo eso sino que vais a terminar pidiendo un entrante no demasiado bueno, un primer plato contundente basado en pasta o arroz con dos verduras flotantes, un segundo plato digno de un banquete romano y piensas…

Bueno pues que sea lo que dios quiera y pides el brownie que te han recomendado, un pedazo brownie que te vas a zampar sin pestañear.

Llegas a tu casa con una mezcla de remordimientos, de pensar que no vales para esto, de creer que has fracasado y ahora tienes dos opciones:

1.- La primera es caer en esos pensamientos y decir mira paso y ya terminar el resto de la semana sin esforzarte lo más mínimo y llegando el lunes siguiente diciendo a tu nutri que te mande una dieta mucho más estricta para perder el peso más rápido.

2.- O puedes pensar bueno ya está, ha pasado, me he pasado comiendo, no he escogido las que podían ser mis mejores opciones vamos a analizar la situación.

Te das cuenta que al final parte de tus elecciones fueron por ciertos comentarios, al final de la comida el brownie podrías no haberlo pedido pero ya te sentiste derrotada y tiraste todo por la borda, quizás prácticamente ni te planteaste otras posibles opciones de la carta, y además te das cuenta de que es una situación que vives semana si semana no mínimo.

Pues ya está nos hemos levantado y lo hemos analizado ¿Ahora que toca?

PREVEER Y BUSCAR SOLUCIONES

Cuando ya hemos analizado todas las posibles causas que nos han llevado a tomar esa decisión o a cometer ese error es el momento para pensar cómo vamos a evitarlo la próxima vez.

Quizás tengamos que trabajar en fortalecer nuestra firme decisión de escoger una cosa y no otra. Quizás podamos levantar la mano en algunos aspectos de esa comida pero terminar con una fruta o un café en vez del brownie. Podemos incluso pensar en posibles juegos de palabras tipo:

  • Pues me han dicho que el pisto de verduras aquí está genial
  • O por ejemplo, la codorniz en escabeche está tremenda mucho mejor que el codillo de verdad probadla.

Al final también podemos usar algunas estrategias para librarnos de situaciones incómodas, sé que no es lo ideal pero es una solución.

Pero claro, estas soluciones son pensando en el ejemplo anterior. A lo mejor en tu caso concreto tu fallo ha sido comerte la bolsa de patatas, y las soluciones sean otras dependiendo de ese análisis que hayas hecho.

Al final la idea de esta herramienta es analizar y buscar la solución para la próxima vez que te encuentres con ese enemigo cara a cara.

PARA ACABAR

Sé que esta herramienta es menos práctica que otras, en el sentido de que no existen unas preguntas que hacerse, unos pasos a seguir o unas herramientas concretas a realizar. Pero al final es cierto que es muy personal y que cada situación es un mundo.

Este tipo de cosas son las que muchas veces nos encontramos en consulta y tenemos que ayudar a la persona que tenemos enfrente a analizar esa situación y a buscar esas soluciones.

Por lo que realmente si hablar de ello es suficiente para que al menos una persona sea capaz por su cuenta de conseguirlo y que le funcione me doy por satisfecho.

Realmente ya sabéis que lo que hablo en el podcast es la mitad basado en ciencia y la otra mitad basado en experiencia. Ya que creo que compartir esas experiencias en forma de herramienta puede ser útil para quien se encuentre en la misma situación.

Y por cierto, sé que os debo un podcast ya que ayer no hubo, así que no os preocupéis que ya pensaré un posible especial, un capítulo doble o algo así.

Y por supuesto muchas gracias por estar un día más al otro lado y nos vemos mañana con las noticias de la semana. ¡Hasta luego!

Deja un comentario