144. Porque me afecta tanto la opinión de los demás

Más de una vez nos preguntamos ¿Por qué me afecta tanto la opinión de los demás? y el problema no es ese, el problema son las decisiones que tomo en base a este sentimiento incómodo, doloroso y perjudicial que me provoca el hecho de que me afecten tanto esas opiniones.

No te sientas sola ni te sientas solo, no sois las únicas personas a las que les afecta tanto la opinión de los demás, todos en mayor o menor medida estamos expuestos a este sentimiento, lo sé puede que a ti te afecte más que a otras pero puedes trabajarlo.

¿Por qué nos afecta tanto la opinión de los demás?

Hay muchas razones, cuándo vas sumando poco a poco cada una de esas razones es cuando determinas en que medida o grado te está afectando y qué puedes hacer para trabajar sobre ello.

Entre esas posibles razones las más fuertes serían las siguientes:

  • Necesidad de pertenencia a un grupo
  • Baja autoestima
  • Creencias limitantes e inseguridad
  • No entender la otra parte

Necesidad de pertenencia a un grupo

Esto es algo básico en el ser humano, el deseo de pertenecer a algo, de formar parte de eso, es algo que llevamos dentro y de lo que no podemos despegarnos, ¿Por qué crees que triunfan tanto los mensajes de los extremos?

Al final nos gusta pertenecer a algo, y para pertenecer a algo muchas veces creemos que tenemos que simplificar a lo absurdo un mensaje, voy a explicarme.

Si yo digo que tomar un perrito caliente puede ser bueno o malo dependiendo las circunstancias existen multitud de pensamientos que pueden ser distintos en torno a ese hecho, sin embargo si yo digo que un perrito caliente es malo es mucho más fácil crear un grupo afín a esa idea y que la defienda.

Con esto lo único que quiero decir es que nos gusta pertenecer a un grupo de gente que piense y sea como nosotros, nos sentimos bien, nos sentimos arropados, somos un animal social que realmente se siente adoptado de esa manera, y no es malo, es lógico y no hay que luchar contra eso.

¿Contra que tenemos que luchar entonces? Contra ser quien no somos para pertenecer a ese grupo, lo sé es muy fácil decirlo pero no tan fácil hacerlo.

Voy a ponerte un ejemplo concreto:

Una tranquila tarde de bar en un sitio muy muy lejano…

Estoy con mi grupo de amigas y de amigos, estamos en un bar para pasar la tarde, y resulta que todo el mundo se pide una cerveza, pero de repente le toca pedir a Alberto y se pide una Coca-Cola, ya salen los primeros comentarios:

«Venga Alberto no seas aburrido tomate una cerveza que por una no pasa nada.»

A lo que Alberto consigue salir airoso diciendo:

«Es que tengo que conducir después»

Alberto se ha librado de los comentarios, tu lo sabes, pero se acerca a ti el turno de pedir, todo el mundo sigue pidiendo una cerveza, te empiezas a poner de los nervios, no quieres tomarte esa cerveza porque habías decidido disminuir las cervezas que tomabas semanales, y ya ayer te tomaste dos, queda menos, no sabes que hacer, por tu cabeza pasan mil situaciones posibles y en todas salen comentarios tipo:

«¿No quieres nada?, Venga que estamos aquí para divertirnos»

«¿En serio no quieres una cerveza? Se te está yendo la cabeza con eso de comer más sano por un día no pasa nada»

«¿Y te vas a tomar un refresco light?¿Sabes que he leído que son mucho peores que una cerveza?»

Ya llega tu turno de pedir, miras alrededor, sientes que todo el mundo te observa esperando a que tomes una decisión, probablemente no sea así pero así lo estás sintiendo, necesitas que te acepten, necesitas no ser el centro de los comentarios, por lo que al final terminas diciendo:

«Para mí otra cerveza»

¿Sabes qué ha pasado? Que ese miedo a no pertenecer al grupo, ese miedo a los comentarios, ese miedo a que no te acepten te ha forzado a tomar una decisión que no era la que querías tomar.

Pero no acaba el problema en ese momento, ya que después al haber tomado una decisión que no querías vas a sentirte culpable, y eso sí que es una verdadera pena y si que te va a afectar, mucho más que esa cerveza para tu objetivo.

¡YA! Pero ¿Y qué hago?

Trabajar sobre ello, piénsalo fríamente, no hay ningún problema en que no tomes la cerveza, claro que va a haber comentarios, pero nadie te va a echar, no te van a repudiar por ello, sigues formando parte de ese grupo, esa gente sigue queriéndote.

Y de hecho aquí es donde entra en juego el segundo punto que comentábamos.

BAJA AUTOESTIMA

¿Sabes una de las posibles realidades que pueden empujarte a sentir eso aunque no sea real? Tu autoestima, cuando tenemos una baja autoestima nos pasan estas situaciones, magnificamos cada comentario, cada pullita, cada conversación.

Puede llegar a ocurrir que ni siquiera estén hablando de ti y que sientas que te atacan, a mí me ha pasado, porque sí, yo al igual que tú he tenido esa autoestima por los suelos, yo también he vivido situaciones semejantes, y no pasa nada por ello, sólo hay que mejorarlo.

Esa es una de las razones por las que trabajar el autoestima puede ayudarnos enormemente cuando queremos cambiar nuestros hábitos, cuando tenemos un objetivo, cuando vamos a tener que tomar muchas decisiones que van a afectar a nuestro día a día.

Y puede ser que a veces seas capaz de salir por tu cuenta, hay muchos ejercicios para intentar mejorar ese autoestima, yo compartiré en este blog algunas de ellas poco a poco con el tiempo, pero hay ocasiones en las que necesitamos ayuda profesional, pero profesional de verdad psicólogos especializados en este ámbito.

No siempre los comentarios son sin malicia, hay comentarios hirientes

Lo sé, pero ¿Sabes la diferencia que existe entre que a nosotros nos afecten y a otras personas no?, ese autoestima, esa querencia personal, el hecho de saber quién eres, cómo eres, lo qué haces y por qué, si trabajas sobre estos aspectos esos comentarios que eran hirientes dejarán de serlo.

Sinceramente no voy a ser yo el que te diga que tienes que dejar de ver a ciertas amistades porque hagan ese tipo de comentarios, sé que muchas veces es imposible, quizás por el trabajo, quizás es gente concreta dentro de un grupo de amistades, quizás es un familiar, una persona cercana, quizás esos comentarios los lanza por otras razones que sólo tú conoces.

Pero que a veces sea imposible huir de esa gente no quiere decir que siempre sea así, por lo que aléjate de quien no te quiere de verdad, va a ser mucho mejor para ti hacerlo.

CREENCIAS LIMITANTES E INSEGURIDADES

Es cierto que esto también es provocado por esa autoestima, pero es una parte muy concreta que en el ámbito que nos movemos de nutrición, de dietas etc… es muy importante.

El hecho de creer que no vas a poder hacerlo, el hecho de creer que vas a fracasar, el hecho de creer que no tienes fuerza de voluntad, o que te falta disciplina, no dejan de ser pensamiento limitantes que nos autoimponemos.

Además de esa inseguridad que nos persigue, creemos que no estamos haciendo las cosas bien, que siempre estamos fallando en algo, y el mayor problema de todo esto es qué luego cualquier comentario o conversación puede ser el detonante que nos haga caer.

Os cuento algo personal en relación a cuando empecé a grabar el podcast y en youtube, cualquier comentario que indicase que no le gustaba lo que hacía, ya fuese mi tono, o lo que había explicado, o cualquier otra razón me hundía enormemente.

Daba igual que hubiese gente que me agradeciese el esfuerzo, o que le encantase, cualquier comentario negativo me dolía y me dejaba tocado a veces durante días, creyendo que no estaba hecho para esto, que no merecía la pena que compartiese lo que compartía.

¿Pero sabes qué? Que intenté mejorarlo, bueno no lo intenté, he conseguido mejorarlo, me di cuenta que era absurdo sentirme mal por esos comentarios negativos, en el fondo yo sabía que lo que compartía era de utilidad, y que tengo conocimiento y pasión suficiente para hacerlo y poder ayudar a mucha gente.

De hecho estoy convencido que habrá gente que no entienda este podcast concreto, sé que en algún momento habrá algún comentario negativo al respecto, pero también sé que tú estás en la misma situación que yo he estado y estoy convencido que puedo intentar ayudarte.

No entender la otra parte

¿Pero sabes otra cosa de la que me he dado cuenta? De que tenemos que empatizar con quién tenemos enfrente, puede que esa persona que tienes enfrente tenga las mismas inseguridades, que se sienta igual de mal, pero está exteriorizándolo de otra forma.

¿Esto quiere decir que tengamos que aguantar sus inseguridades? No, por supuesto que no, pero comprender las razones por las que alguien puede estar atacándote son igual de importantes para reforzar tu seguridad y tu autoestima que el resto de aspectos.

Ojo, no siempre tiene que ser por inseguridades, pueden ser mil razones más, puede que alguien ataque el cambio que estás haciendo por el simple hecho de que no lo comprende, no entiende por qué lo haces, o simplemente cree que su comentario es gracioso y no se para a pensar en el daño que puede hacer, pero tienes que ser más fuerte que eso y tienes que sobreponerte a ello.

¿Y qué puedo hacer?

Trabaja tu autoestima, práctica la consciencia activa, entiende por qué tomas las decisiones que tomas, entiende lo que hay a tu alrededor, motívate, apóyate en alguien, aprende a quererte, sabes que puedes conseguir lo que te propongas pero te lo tienes que proponer de verdad.

Y si no puedes, si no eres capaz de hacerlo pide ayuda, acude a un profesional, y ya verás como merece la pena, cuando te quieras dar cuenta serás una persona renovada, y te será mucho más fácil alcanzar el objetivo que te has propuesto.

Ya lo dije en otra ocasión que hablé del autoestima, no tienes que buscar un cambio para mejorar tu autoestima, tienes que mejorar tu autoestima para conseguir ese cambio.

Yo voy a seguir trabajando por mi parte en ofrecerte herramientas también para conseguir este cambio, y espero que te sean de utilidad, además estoy disponible en mykdiet.com/contactar por si necesitas hablar, por si necesitas contar algo a alguien y no sabes a quién, yo también he estado mal y sé que siempre viene bien desahogarse, por lo que no tengáis vergüenza en escribirme.

Sé que ha sido un artículo algo distinto, y ya lo avisé al principio, pero tenía que hablar de este tema ya qué me parecía igualmente importante hablar sobre esto que cuando hablo sobre si el huevo es mejor o peor para la salud, de hecho este artículo comencé a escribirlo con otra intención y con otro pensamiento, pero ha surgido de esta manera, y espero haber podido ayudar a alguien.

Muchas gracias por estar un día más al otro lado, y nos vemos mañana con un tema sobre nutrición realmente interesante, ¡Hasta mañana!

Deja un comentario